Inteligencia artificial y robótica autónoma: no hay un Terminator a la vista

Wednesday, December 5, 2018

Inteligencia artificial y robótica autónoma: no hay un Terminator a la vista

Post escrito por José Luis Orihuela, profesor universitario, conferenciante y escritor. Analiza el impacto de las innovaciones tecnológicas sobre los modos y los medios de comunicación. Autor de Los medios después de internet.


Una conversación con Ángel Rubio Díaz-Cordovés, profesor de Bioestadística y Bioinformática en la Escuela de Ingenieros de la Universidad de Navarra.

Figura 1, robótica autónoma



















¿Qué es la inteligencia artificial?

La inteligencia artificial es el conjunto de metodologías que, utilizando grandes cantidades de datos y ordenadores, permiten extraer conclusiones y abstraer conceptos de esos datos, que no eran evidentes. En algunos aspectos, la inteligencia artificial puede comportarse de forma similar a la de un experto del campo que se está analizando.

La inteligencia humana es la capacidad de comprender, de reconocer patrones y de resolver problemas, ¿es esto lo que puede hacer una máquina o un programa de inteligencia artificial?

En principio, sí. Por ejemplo, la tecnología de deep learning, aprendizaje profundo, se caracteriza por la capacidad para descubrir patrones. Utilizando deep learning, sobre todo en análisis de imágenes, se están obteniendo resultados 5 veces mejores que hace 10 años.

Por oposición a la inteligencia natural, ¿aquí lo que tendríamos es la posibilidad de trabajar con mayor cantidad de información y más rápido?

Desde luego, con mayor cantidad de información. La cuestión es que hoy todavía no somos capaces de resolver problemas tan complicados como los que puede resolver una persona. Ahora mismo es difícil tener un robot completamente autónomo en un entorno que desconozca, fuera de un laboratorio.

La diferencia sustancial es que los ordenadores pueden utilizar muchísimos más datos y resolver problemas basados en datos que superan la capacidad de una persona para manejarlos.

¿Por qué la ficción tiende a presentar la inteligencia artificial de una forma distópica (desde el ordenador Hal 9000 de Odisea del Espacio hasta la serie Black Mirror)?

Lo que creo es que puede ocurrir, más allá de la ficción. Por ejemplo, utilizando big data y técnicas de aprendizaje automático e inteligencia artificial, parece que ha sido posible influir en las elecciones de Estados Unidos. Da la impresión de que utilizando robots es posible influir en las redes sociales y crear un estado de opinión a favor o en contra de algo. Lo distópico no está tan alejado como podría parecer.

En el debate público contemporáneo aparecen como temas dominantes los coches autónomos y el futuro del trabajo, ¿qué otros asuntos nos estamos perdiendo?

Sobre todo, la ayuda en la toma de decisiones. Por ejemplo, los cuadros de mando de una gran empresa. Eso, ahora mismo, es más importante que los coches autónomos.

Sobre los temores acerca del futuro del trabajo por incidencia de la tecnología, la historia lo que muestra es que el progreso lo que hace es facilitarte el trabajo, y hace que los trabajos sean más humanos.

¿Que los robots han quitado puestos a los operarios de fábricas de coches? Pues, bienvenidos sean, para que una persona no tenga que estar poniendo tuercas durante cuarenta años de su vida, 8 horas al día.

Los robots y la inteligencia artificial facilitan una mejor calidad del trabajo, no producen un retroceso en el bienestar social, sino al contrario.

Hoy sería impensable hacer la contabilidad de unos grandes almacenes sin un ordenador, tal vez hagan faltan menos contables que a principios del siglo pasado, pero no pasa nada. En lugar de dedicarnos a la contabilidad, nos dedicamos a otra cosa.

¿Y qué temas de la inteligencia artificial están ausentes de la conversación pública?

El qué sabe quién sobre mí, creo que es algo que es importante, así como evitar las cláusulas abusivas de los proveedores de tecnología. Otro gran tema es el uso del big data en medicina para encontrar nuevos medicamentos contra el cáncer y enfermedades autoinmunes, así como para estudiar el envejecimiento.

¿Hacia dónde van la investigación y las aplicaciones de la inteligencia artificial en tu ámbito?

En el campo médico, la búsqueda de nuevos medicamentos (aprovechando, también los datos recogidos por los dispositivos wearables) y el análisis del genoma humano.

¿Los avances en robótica y en inteligencia artificial nos llevan a una progresiva disolución de las fronteras hombre/máquina? ¿Vamos hacia una situación de Test de Turing permanente?

Es casi imposible construir una especie de Terminator, necesitarías una batería descomunal para hacer funcionar un robot así.

En unos años será posible construir máquinas que pasen el Test de Turing. Máquinas que, sin verlas, no te permitan distinguir si estás hablando con una persona o con una máquina.
Donde va a ser más difícil avanzar es en el aspecto mecánico. Los robots están sujetos a las leyes de la mecánica.

Ahora bien, ordenadores (no robots) que sean capaces de comportarse como una persona, o que superen el Test de Turing, eso va a ocurrir. Pero, en el tema de robótica autónoma, hay una limitación física que es la propia mecánica.


Para mantenerte al día con LUCA visita nuestra página web, y no olvides seguirnos en TwitterLinkedIn YouTube.

No comments:

Post a Comment