Science without Fiction: de la ficción a la realidad

Thursday, September 20, 2018

Science without Fiction: de la ficción a la realidad

Escrito por Fran Ramírez y Enrique Blanco, investigadores del equipo de Ideas Locas CDO de Telefónica.

En este mismo blog de LUCA, tenemos una sección llamada "Ciencia Ficción vs Inteligencia Artificial" en la cual analizamos películas de este género (y también empezaremos en breve con libros) con el fin de comprobar lo cerca que estamos hoy día de muchos de los conceptos y teorías que allí se muestran. Algunos están muy lejos de la realidad, pero es asombroso como la base en la cual se fundamentan ya se está construyendo. Y está mucho más cerca de la Ciencia que de la ficción.


Figura 1: Estación espacial.
Figura 1: Estación espacial.

En uno de estos artículos llamado "Ciencia Ficción vs Inteligencia Artificial: HAL 9000. Doctor, no entiendo a los humanos", hablamos de la que posiblemente sea la IA más famosa del cine, HAL 9000. Además de su fama, es también una de las que mejor nos puede servir de ejemplo para comparar los avances de hoy día, ya que muestra varios de los campos en los cuales más progreso se está realizando. Básicamente, HAL 9000 era una IA destinada a controlar todos los sistemas vitales de la nave espacial Discovery (un vehículo lleno de dispositivos IoT) y cuyo método de comunicación con lo astronautas no es un teclado sino el lenguaje natural usando NLP (Natural Language Processing, posiblemente el más importante de todos los tipos de inteligencia cognitiva).

Hoy día utilizamos agentes de IA para controlar todo tipo de vehículos complejos, desde cohetes espaciales (SpaceX y su impresionante técnica de aterrizaje vertical es uno de ellos) hasta los famosos vehículos autónomos. La IA que se encarga del control de dichos vehículos es capaz de procesar en tiempo real millones de señales de entrada y reaccionar en función de sus datos de salida, pero no sólo eso, además aprende optimizando sus decisiones para futuras misiones. Y esto es lo mismo que hacía HAL 9000. Hoy día sería perfectamente posible dotar de un sistema de NLP basado en redes neuronales profundas que fuera capaz de ofrecer una interacción con dicha IA usando el lenguaje natural. 

También existen asistentes personales virtuales como por ejemplo Aura, el cual utiliza estas técnicas de NLP, redes neuronales, etc. para ofrecer la mejor experiencia de interacción con el usuario utilizando simplemente la voz como interfaz de entrada de datos. Aura no es solo un asistente que se limita a ofrecer lo que pides en función a unas reglas fijas; también aprende de los hábitos del usuario para de esa forma, saber qué tipo de contenido es el que más le gusta y así ofrecer la mejor experiencia posible. Además no se limita a personalizar ad-hoc el contenido de la televisión que más le interesa al usuario, también responde a dudas como por ejemplo qué productos de la compañía le interesan más, programar grabaciones, poner alertas de consumo e incluso realizar llamadas por teléfono, tal y como nos demostró nuestro CDO Chema Alonso en la presentación de Aura en el MWC 2018:


El proceso de imágenes o visión artificial es otra de las grandes características de HAL 9000 (no podemos olvidar la mítica escena de HAL leyendo los labios de la tripulación del Discovery para entender la conversación). Y esto no es ciencia ficción. Hoy día el reconocimiento de imágenes es perfectamente capaz de reconocer el contenido de una conversación leyendo los labios y casi podríamos decir que es una tarea relativamente sencilla comparada con otras, como por ejemplo observar la carretera o la calle mientras conduce un vehículo autónomo. Existen aplicaciones que ya están funcionando las cuales se dedican a controlar todo tipo de procesos industriales observando cadenas de fabricación, por ejemplo detectando productos defectuosos o controlando la seguridad del mismo usando visión artificial. En el campo de la medicina es donde esta técnica se vuelve especialmente útil para detectar todo tipo de enfermedades o problemas analizando las diferentes imágenes obtenidas ya sea por ultrasonidos o Rayos X. 

Pero no hace falta un cohete espacial o un coche para tener que implementar una IA. Llevamos en el bolsillo un dispositivo que utiliza estas técnicas y algoritmos de manera habitual: el smartphone. Tareas aparentemente tan sencillas como el ahorro de energía, el brillo, el desbloqueo de la pantalla (como la espectacular técnica de desbloqueo de Apple basada en la cara del usuario llamada FaceID), fotografía, procesado de imágenes, etc. Todo estos procesos utilizan técnicas de Inteligencia Artificial. Y las llevamos con nosotros a todas partes. Incluso cuando vamos a comprar un producto desde nuestro smartphone o desde el ordenador, la página web de compras que estemos utilizando tiene su propio sistema de recomendaciones basada en IA como por ejemplo Amazon y su DSSTNE, Deep Scalable Sparse Tensor Network, biblioteca de software de código abierto que permite implementar sistemas de recomendación.

El avance en la IA es tan grande hoy día que ya casi no nos preguntamos qué podemos llegar a hacer, prácticamente no existen límites. Los principales debates sobre la IA se centran más en cómo evitar que esta tecnología se nos escape de las manos, es decir, como controlarla y no dejar que se vuelva tan autónoma que al final piense que el ser humano no es tan relevante. No estamos hablando de la exterminación del ser humano por parte de una IA (que tampoco se descarta del todo) sino más bien del miedo a la pérdida de puestos de trabajo y su impacto en la sociedad. En otro de nuestros artículos sobre Ciencia Ficción vs Inteligencia Artificial, ponemos como ejemplo Star Wars, La Guerra de las Galaxias para explicar una posible solución a estos problemas. De momento, parece que nos va bien y no hemos llegado a esos escenarios tecnológicos pesimistas y deprimentes como los que se muestran en películas como Metrópolis o incluso Blade Runner.

Y acercándonos aún más a una realidad cotidiana como es el mundo de los negocios, todas estas técnicas y muchas más también se están aplicando en este sector. Al fin y al cabo las empresas se mueven con todo tipo de datos para prosperar, optimizar e invertir en nuevas soluciones. Desde la creación de informes a medida hasta predicciones (por ejemplo, de inventario) son soluciones que usan algoritmos de IA que pueden llevar a una empresa a ahorrar miles de euros y obtener una posición de ventaja en el sector. Esto no es Ciencia Ficción, es realidad y las empresas que más tarden en implantar este tipo de soluciones se quedarán muy por detrás en el mercado en el cual estén operando.

Figura 2: LUCA Innovation Day 2018
Figura 2: LUCA Innovation Day 2018

Por eso queremos invitaros el próximo día 4 de Octubre a un evento que tendrá lugar en Telefónica que hemos llamado "Science without fiction, A.I. is not a fantasy anymore" donde se pondrá en relieve cómo el Big Data y la IA ya son una realidad aplicable a cualquier tipo negocio, donde presentaremos las soluciones que LUCA ofrece en su catálogo. Nuestro CDO Chema Alonso será uno de los ponentes así como Elena Gil (CEO de LUCA) y Julia Llanos (Data Science Manager).

Así que elige la pastilla roja como pasaba en Matrix (este será el tema de nuestro próximo capítulo de Ciencia Ficción vs IA) y no te pierdas este evento donde te mostraremos la realidad de la ficción de la Inteligencia Artificial.

No te olvides de echar un vistazo a nuestros posts sobre Ciencia Ficción vs Inteligencia Artificial:

No comments:

Post a Comment