Somos más que una calificación: innovación en el campo educativo

Thursday, 3 August 2017

Somos más que una calificación: innovación en el campo educativo

El campo de la educación es en definitiva, el futuro de nuestro mundo. Los profesores tienen la gran responsabilidad de formar las personas del mañana. No es tarea fácil, sin duda, ya que este área se enfrenta a las críticas generalizadas de la sociedad, unas veces con razón y otras no tanto. Para mejorar los sistemas educativos, ¿qué papel juega la tecnología del siglo XXI?

En general, los educadores se encuentran ante varias dificultades, entre las cuales podemos nombrar la brecha entre los conocimientos adquiridos en el colegio y el futuro laboral que depara a los estudiantes, técnicas poco innovadoras, falta de recursos, planes educativos generalistas frente a una realidad estudiantil de los más variada etc.

innovación en la educación
Figura 1: La educación es el campo que asegura un futuro mejor a las próximas generaciones.

Cuando prestamos atención a los países con mejor educación según el informe PISA de la OCDE, en Europa solemos mirar dirección norte, a Finlandia en concreto. Existen otros países que coronan el podio del ranking como Singapur o Japón. Sin embargo, por cercanía cultural tomaremos el ejemplo de Finlandia, uno de los referentes por excelencia en educación de Europa. 

El éxito de los modelos educativos nórdicos se basa entre otros factores, en la personalización de modelos de estudio en cada centro. Esto es, los planes de estudio no dependen del gobierno, sino de los municipios. Cada centro es libre de elegir un plan de estudios adaptado a sus estudiantes. Esta personalización ayuda en gran medida a que ningún alumno quede atrás, y así lo demuestran los números: menos del 10% de los estudiantes finlandeses abandonan los estudios frente a un tercio de los estudiantes españoles. 

Está claro que una de las variables de esta fórmula educativa es la personalización. Pero ¿y si además de una personalización administrativa utilizamos la tecnología para monitorear al estudiante? 

Esto es lo que llamamos "Little Data". Conocemos de sobra el concepto Big Data, grandes cantidades de datos aplicados para ganar insights acerca de tendencias en grandes grupos de sujetos estudiados gracias al desarrollo de algoritmos. Por contra, el término Little Data se refiere a lo que yo puedo aprender de mi mismo con mis propios datos. 

En varios colegios e institutos de Arizona están aplicando esta técnica para poder ofrecer una educación monitoreada y personalizada a sus alumnos. En concreto el Dysart Unified School District, de Phoenix, Arizona está llevando a cabo un programa de innovación educativa llamado "The Innovation Academy" en el que los estudiantes reciben lecciones informatizadas y a continuación se les examina con tests y exámenes online. 

Toda esta actividad deja un rastro, el Little Data particular de cada estudiante. Con esta información, los profesores pueden observar detenidamente el rendimiento, las debilidades y fortalezas del estudiante. Según la información que otorgan estos datos, los profesores se ponen manos a la obra y contemplan las necesidades de los alumnos: organizan sesiones en grupos pequeños en los que se profundiza en materia, se dan clases en las que se ponen los conocimientos en práctica etc. Todo ello complementado con sesiones particulares con cada alumno en la que se traza un plan personalizado para poder desarrollar al máximo las capacidades del estudiante.

profesores seguimiento alumno
Figura 2: el Little Data ayuda al seguimiento de cada alumno y a desarrollar un plan personalizado que ayude a desarrollar al máximo sus capacidades.

Otros colegios de Arizona no cuentan con los medios tecnológicos para poder medir con tanta precisión, sin embargo han desarrollado diferentes técnicas creativas para que los alumnos se impliquen en su evolución educativa. Por ejemplo el Canyon Ridge School anima a los estudiantes a utilizar Google Spreadsheet para ir apuntado su progreso. Con ello, el estudiante se siente responsable de su propio rendimiento.

¿Dónde radica la gran diferencia respecto a un sistema más tradicional? En la variedad de datos a la hora de ponerle una nota al alumno. Normalmente dependemos de un único número, la nota del examen final, o como mucho la valoración del comportamiento en clase. Con este sistema los educadores pueden realizar un seguimiento del crecimiento del alumno con muchos más datos, lo que ayuda a entender mejor la situación de este

En LUCA realizamos proyectos similares en el ámbito deportivo, como el seguimiento del rendimiento del Movistar Team. Sin embargo, el campo educativo es de tal importancia para nuestro desarrollo como sociedad que estamos más que convencidos de la necesidad de aplicar este tipo de soluciones en pro de educar cada vez mejor a las futuras generaciones.

No comments:

Post a Comment